Últimas entradas

LA EDUCACIÓN POLÍTICO-IDEOLÓGICO Y EL DESARROLLO DE LA CONCIENCIA DE LAS MASAS



Los aportes de Fidel a la ideología, conciencia y lucha revolucionaria del pueblo cubano y latinoamericano es amplio y sobre todo de gran sustento y autoridad, por ello se muestra un resumen de lo que en el libro IDEOLOGIA, CONCIENCIA Y TRABAJO POLÍTICO en primer capítulo nos enseña el Comandante, pensamiento necesario para éste especial momento que atraviesa América en general y Bolivia en particular.

·         Ideología es ante todo conciencia; conciencia es actitud de lucha, dignidad, principios y moral revolucionaria.  Ideología es también el arma de lucha frente a todo lo mal hecho, frente a las debilidades, los privilegios, las inmoralidades. La lucha ideológica ocupa hoy para todos los revolucionarios, la primera línea de combate, la primera trinchera revolucionaria.
 
·         Y nuestra propia revolución es un ejemplo de lo que significa le fe en el hombre, porque nuestra propia Revolución surge de cero, surge de la nada; no se tenia un arma, no se tenía un centavo, no eran siquiera conocidos los hombres que empezaron aquella lucha, y frente a todo aquel poderío, frente a los cientos de millones de pesos, frente a las decenas de malos soldados, porque nosotros creíamos en el hombre, la revolución fue posible. No solo fue posible la victoria, fue posible enfrentarse al imperio…

·         …La revolución, además, ha despertado las conciencias, ha enseñado a ver, y sobre todo a ver las grandes injusticias y ver las grandes mentiras. La revolución ha sido como una luz que se enciende en medio de la noche, la Revolución ha sido como un sol, cuyos rayos alumbran un amanecer de la patria. La revolución nos ha enseñado lo que no habíamos aprendido en muchos años vividos; la revolución nos ha enseñado a comprendernos unos a otros, a querernos unos a otros.

·         …Y por eso, cuando hay un trabajador confundido, nuestro deber es orientarlo, cuando hay un trabajador que no comprenda los problemas, cuando hay un trabajador que no comprenda los problemas de la revolución, nuestro deber es explicárselos; cuando haya un trabajador que no tenga conciencia revolucionaria, nuestro deber es hacerle conciencia revolucionaria.

·          Y a los trabajadores hay que enseñarlos a pensar como clase, hay que enseñarlos ha pensar como trabajadores y no como sector; a trabajadores hay que enseñarlos a pensar no solo en los obreros de su sector, sino en los obreros de otos sectores…

·         Aquí no sólo se enseña al campesino a manejar un arma, sino que se le enseña también a manejar una pluma y a leer un libro.

·         Antes era la impotencia y la ignorancia; antes eran las manos vacías, las manos sin armas y la mente sin educación: ¡Hoy armamos los brazos y las mentes!

·         Hay personas que todavía no han ascendido y no han avanzado hacia una conciencia revolucionaria. Y si nosotros creemos que Revolución es simplemente decir Revolución, y que socialismo es simplemente decir socialismo, y “somos socialistas pa´lante y pa´lante”, y que no hay que hacer nada más, y no ir al fondo y a la médula de las cuestiones, estamos completamente equivocados…


·         …El socialismo no se crea por generación espontánea, el socialismo hay que construirlo, y el artífice esencial de la construcción del socialismo es el partido.

·         …ahí está el arte de los revolucionarios, el arte hay que desarrollar, el arte que hay que aprender; ¡cómo llevar las masas a la lucha! Porque son las masas las que hacen historia, pero para que hagan historia hay que llevarlas a la lucha.

·         Las ideas pueden acelerar un proceso, como pueden retrasar considerablemente un proceso.
Y nosotros entendemos que es necesario el cumplimiento de un requisito, que es el triunfo de las ideas revolucionarias en las masas, no en todas las masas, sino en una parte suficientemente amplia.
Esto no quiere decir que la acción debe esperar el triunfo de las  ideas. Este es uno de los puntos esenciales en cuestión: los que creen que es necesario, primero, que las ideas triunfen en las masas antes de iniciar la acción, y los que comprenden que precisamente la acción es uno de los más eficaces instrumentos de hacer triunfar las ideas en las masas.
Si nosotros hubiésemos tenido esa concepción, jamás habríamos iniciado un proceso revolucionario. Bastó que las  ideas tuviesen fuerza en un número suficiente de hombres para iniciar la acción revolucionaria; y, a través de la acción, las masas fueron adquiriendo esas ideas, y las masas fueron adquiriendo esa conciencia.

·         …y recordando las palabras de Camilo, tenemos que decirnos: Hay que atrincherarnos en la línea revolucionaria. Tenemos que atrincherarnos en nuestra línea de principios, tenemos que atrincherarnos en las ideas del marxismo-leninismo más que nunca, tenemos que atrincherarnos en las ideas del socialismo y el comunismo más que nunca.

·         ...partiendo del pensamiento marxista-leninista y partiendo del pensamiento martiano, partiendo de una valoración correcta de nuestro pueblo, de su idiosincrasia, de su historia, de las realidades objetivas que sufría, aunque no fueran tan terribles como las que padecen otros países de nuestro continente, llegamos a la conclusión de que la revolución es posible en nuestro país…
…Por eso digo que la primera gran prueba de que nuestra Revolución fue creadora, es que no siguió esquemas, y en la construcción del socialismo, nuestra Revolución hizo muchos aportes, siempre fiel a los principios del marxismo-leninismo…

·         …Al principio la Revolución era una emoción, algo emotivo; hoy la Revolución es una conciencia de la gente, un sentido de la responsabilidad, del deber, un saber lo que se hace, por qué lo hace y para qué lo hace…

·         …las ideas no generan crisis; alguien que quisiera generar una crisis con una idea está loco, son las crisis las que generan ideas, es esta crisis la que está generando ideas, está generando conciencia, está generando unidad, está generando, está generando programas de lucha para todos nosotros ya que tenemos más conciencia…
Debemos invertir nuestras energías en formar conciencia, hacer conciencia, es en lo que debemos invertir nuestro tiempo, y eso es lo que vale; porque no se va a resolver en un peque círculo de personas que se reúnen y conversan, porque eso es endeble. Eso es flojo, es riesgoso. Si creemos que vamos a resolver los problemas en cenáculos, reuniones, sería un gran error. La garantía más segura es que estas ideas formen parte de la conciencia de nuestros pueblos…

·         …que nos estamos aproximando a aquellas condiciones que dieron lugar históricamente en otros estallidos, a las revoluciones clásicas, a los estallidos incontrolables, inmanejables. Y creo que si esto sigue acumulándose, si todos estos problemas se siguen acumulando, si todos estos problemas sociales se siguen agravando –y se ve claro que se siguen agravando en todas partes- si el desempleo, el subempleo, la pobreza, la desnutrición, se siguen cumulando…. Si estos problemas no se resuelven, nos vamos a acercar a esas condiciones objetivas que darían lugar a los estallidos revolucionarios clásicos. Y ojala sean consientes los dirigentes políticos, ojala sea sabios, primero para resolver los problemas objetivos de las economías de nuestros países, y segundo, para llevar a cabo las medidas de justicia, de equidad, de distribución de riquezas, los cambios sociales imprescindibles, necesarios, para que se llegue a la justicia social, realmente sin necesidad de traumas tan terribles como son las revoluciones clásicas y como son, en general, todas las revoluciones.

·         Por eso es bueno que nuestro pueblo aprenda en la lucha, en el trabajo. Y créanme que si nos dieran a escoger entre una revolución sin dificultades, en que todo sería fácil y sencillo, y una revolución con dificultades, escogería una revolución con dificultades, porque las dificultades son las que enseñan y engrandecen a los pueblos.

·         …planteamos la necedad de cambios sociales profundos, o al menos de cambios sociales que alivien, que mejoren, que cambien la situación de los sectores más pobres, de los sectores más sufridos de nuestro hemisferio. El énfasis lo estamos poniendo más en la batalla común contra los que nos explotan, contra los que nos saquean, que en los propios cambios sociales, pero los cambios sociales se hacen realmente indispensables en nuestro hemisferio.

·         …Y la revolución es eso con otras muchas cosas más. Es también una acción, es también un trabajo práctico, es la necesidad de resolver los problemas vitales de la sociedad y del pueblo. ¿Para qué queríamos el poder revolucionario, si el poder revolucionario en manos del pueblo no significaba la oportunidad, simplemente, de proclamar el triunfo de las ideas, sino también de proclamar el triunfo de las realidades?...
 
·         Y en la medida en que avancemos y que el pueblo vea el resultado del trabajo como en muchos sitios, como lo hemos visto reaccionar en tanto y tantos sitios ante las cosas reales, ante los esfuerzos reales que ven hacer,  en la misma medida será un pueblo cada vez más y cada más convencido. ¿Y qué cosa hay que las masa no puedan comprender, qué verdad hay que las masas no puedan comprender?
Y, por eso, hay un deber de nuestra revolución, hay un deber de todos nosotros para con los fundadores del marxismo, hay un deber internacionalista que ocupa el primer lugar. ¿Cuál? Luchar por el prestigio de sus ideas, luchar por el triunfo de sus ideas.
¡Nuestros errores fortalecen a los enemigos del socialismo, nuestros errores arman a los enemigos del socialismo, nuestros errores brindan material para los detractores y los calumniadores, nuestros éxitos dejarán en la impotencia a nuestros detractores!

·         Las ideas tienen mucha importancia, si los problemas no se entienden con claridad, no tienen posibilidades de resolverse…

·         …Debemos evitar confundir al hombre de conciencia subdesarrollada con los problemas creados en otros por el subdesarrollo de la conciencia de los que les dirigen.

·         …Porque permítanme decirles algo: la revolución es el arte de unir fuerzas; la revolución es el arte de aglutinar fuerzas para librar las batallas  decisivas contra el imperialismo. Ninguna revolución, ningún proceso se pueda dar el lujo de excluir a ninguna fuerza, de menospreciar a ninguna fuerza: ninguna revolución se puede dar el lujo de excluir la palabra sumar

·         …Porque la unidad de nuestro pueblo no se basa en la idolatría a un individuo o el culto servil a un individuo, se basa en una conciencia política sólida y profunda. Y las relaciones de la dirección de nuestra revolución con el pueblo se basan en su conciencia, se basan en principios, se basan en la lealtad probada durante más de 26 años, se basa, entre otras cosas, en el hecho de no haberle dicho jamás una mentira al pueblo.

·         Yo creo en la dirección colectiva, además, no creo que los individuos, las personalidades, hagan historia. Yo estoy muy consiente de cual ha sido mi papel, y ha sido un papel –estoy consiente-, en un momento determinado, muy importante, porque cuando no hay nadie y empiezan unos pocos, la idea de algunos o de una persona puede tener un gran valor. En la actualidad la idea no es la idea de un individuo que piensa de una manera, son millones de personas y decenas de miles de cuadros que piensan de la misma manera.

·         Surge una conciencia de responsabilidad. Se reproducen cambios cualitativos en la mente de nuestro pueblo, de nuestros hombres, de nuestros cuadros. Quienes se resistan a cumplir su deber, la tarea que les toca, serán aplastados por la conciencia que ya despierta y que los apartará del camino de la Revolución  y del pueblo. Y eso tiene el filo de un machete que corta, y una tremenda fuerza.
Esa conciencia tiene que irse haciendo en todos y cada uno de nosotros en la batalla grande que tenemos por delante…

·         Es muy saludable que la ciudadanía, la colectividad, tenga conciencia de sus problemas, es muy necesario  y es muy saludable. Porque en la medida en que tengamos conciencia clara de nuestros problemas, trabajaremos todos, todos, por la solución de estos problemas.

·         …Y debemos enseñar al pueblo, enseñar al pueblo, que sólo tendrán derecho a estar al frente de sus destinos quienes sean capaces de dar el máximo, de hacer el máximo honestamente y sin demagogia, y sin engaño, y sin politiquería.

·         Nosotros no podemos incurrir en la ilusión o e el error, en ningún momento, de que el socialismo y el comunismo se pueden construir sin el partido, sin el trabajo abnegado del partido y de la juventud, sin el trabajo revolucionario, sin el trabajo político; porque podemos, por un lado,  estar creyendo que estamos desarrollando el país, aumentando el caudal de riquezas, y, por el otro lado, corrompiendo a los hombres. La construcción del socialismo implica utilizar mecanismos, implica utilizar fórmulas que se adaptan a un momento histórico, a una circunstancia histórica, e un periodo de tránsito; y nuestra doctrina, que es sin duda la más hermosa, la más revolucionaria, la más humana que ha existido jamás, se propone una sociedad comunista.

·         … en el capitalismo hay muchas contradicciones de intereses, hay unas insuperables contradicciones de clases que no existen, no pueden existir, no deben existir en el socialismo, en que los intereses de todos se concilian; en que no se trabaja para un explotador, se trabaja para el pueblo, y el pueblo trabaja para sí mismo.

·         Nadie por sí sólo, ninguna institución por sí sola puede ir muy lejos, todas necesitan de la colaboración de las demás. Por eso hay que combatir como una tendencia muy negativa todo intento que tienda aparte, lo que hay es que buscar la más estrecha colaboración entre todas las instituciones, que es lo que realmente permite avanzar

·         Pero ninguna idea triunfa así, fácilmente. Para que una idea triunfe hay que empezar a pensarla bien, hay que predicarla, hay que defenderla, hay que persuadir a mucha gente, y entonces al final la idea triunfa…

·         …¡Conciencia comunista significa que el día de mañana las riquezas que hacemos entre todos, las disfrutemos por igual entre todos! ¡Eso es el comunismo, esa es la conciencia comunista!
·          ..…..